FANDOM


Silfurnott

El origen élfico de la construcción aún se adivina en algunos de los rincones más viejos.

Emplazada en el noreste de Islandia, Silfurnótt es una de las más aisladas, tanto geográfica como políticamente, de la Corte de las Cinco Razas. Construida en mármol y roca blanca, esta edificación escondida en la nieve eterna puede pasar desapercibida al ojo desatento.


Fundación

Esta casa fue originalmente fundada poco después de que los Amroth se separaran de los Normeeth, como parte de su expansión hacia el norte. Sin embargo, la familia noble dejada a cargo durante la guerra de la Roca y la Hoja acabó por traicionar a los Amroth, permitiendo al ejército de la Hoja que estacionaran cientos de tropas durante la organización del ataque final a Irdunmir. Una vez concluida la guerra, la casa fue cedida a los vampiros como pago por su colaboración en las batallas.


Descripción Física

La casa helada, como la llaman muchos, es prácticamente indistinguible de su entorno nevado. Construida en mármol y roca blanca, la mayor parte de sus techos concluyen en domos sostenidos por arcadas inmensas y columnas ricamente decoradas. Cuenta con varias galerías en su exterior, aunque es extraño ver a alguien paseando por ellas. La roca que constituye las paredes y los suelos fue hechizada por los elfos que solían vivir allí para emitir constantemente calor.

Santuario

El santuario de esta casa está ubicado en el centro de la misma. De forma circular, se puede acceder a él por cuatro entradas opuestas entre sí, entre las cuales están dispuestos, contra la pared, los altares de los Antiguos. El santuario es tan alto que atraviesa todos los pisos de la casa, y tiene un ócculo -un hueco perfectamente circular- en la parte más alta de su domo, que permite la entrada del frío y la nieve.

Invernaderos

Debido al intenso clima de la zona, las pocas plantas que crecen en el exterior de esta Casa son una magra excusa de alegría a la vista. Es por esto que hay una red de invernaderos unidos por pequeños pasillos de piedra en el exterior, cuyo suelo fue hechizado para que emita un ligero calor y cuyas plantas son cuidadas por los más diestros siervos. Fuera de los invernaderos, y formando un pequeño pasillo que une al edificio principal de la Casa con estos, hay una hilera de seis inmensos imar tidrnare.


Casas de la Sangre