FANDOM


Niflheim

Niflheim no está rodeado por un muro de piedras, si no de hechizos

Niflheim es un valle helado que hace las veces de cárcel élfica. Emplazado en el norte de Europa, es donde van a parar traidores y criminales tras ser llevados a juicio ante su noble a cargo o la Corte de las Cinco Razas y considerados culpables.


Descripción física

Para muchos que desconocen la estancia, pueden pensar que se trata de un lúgubre edificio parecido a las mazmorras de la era medieval o tal vez a las cárceles humanas, pero ambas cosas distan de la realidad. Niflheim es un valle helado en el cual se extiende un amplio bosque cuya la temperatura nunca asciende de los dos grados centígrados. Sin embargo, los fuertes vientos representan el mínimo problema de estar condenado. La entrada consta de dos columnas de piedra decrépitas que no se apoyan sobre ninguna pared, y una puerta doble de reja que se sostiene de ellas. Aquí suelen rondar las valquirias en grandes números.

Los prisioneros vagan por el valle de Niflheim totalmente descalzos, rodeados por otros prisioneros, y son azotados día y noche por la zozobra de desconocer si mañana amanecerán vivos o no. En la cárcel escasean los alimentos, los únicos animales que existen son aquellas extrañas y temibles mutaciones creadas por los hechizos del mago elfo Geriel en busca de sacar lo mejor de las almas del valle. Por esa razón es que mucho de los prisioneros tienden a convertirse en caníbales con tal de sobrevivir un día más.

Al ser un valle, obviamente, carece de un muro físico que lo proteja. Sin embargo, los límites del bosque están custodiados por las fervientes servidoras de la Antigua de la Muerte, Amynae, las terroríficas valquirias. Estos seres, de naturaleza cruel y despiadada, suelen ser el peor azote de los prisioneros cuando son presas del aburrimiento.

Pozo de las Almas

Ubicado para evitar que algún curioso o abusador se acerque a él, el Pozo de las Almas se encuentra en el extremo opuesto a la entrada del Niflheim. En este lugar también se ha reforzado la presencia de las valquirias, aún cuando es sólo Azrael quien está día y noche frente a la entrada del mundo de los espíritus.

Físicamente, es una depresión del valle helado de aproximadamente ocho metros de diámetro, oculta en una cueva. Dentro, los elfos tallaron para Amynae la historia de las Cinco Razas en el techo. Sobre el suelo, en el fondo de la caverna, hay una poza semicircular que brilla. Aunque debido a la temperatura el líquido debería más bien estar en fase sólida, éste cuenta con movimiento. A través de las ondas que se pueden observar en el líquido se vislumbran diferentes formas difusas, tenues.

Por otro lado, los vientos helados que siempre reinan en Niflheim, en el Pozo de las Almas se convierten sólo en leves brisas que levantan gemidos y susurros de las almas. Lo que sí hay que aclarar, es que el Pozo de las almas siempre está "hambriento". Es por ello que su terrorífica y, a la vez, dulce canción, suele presentar una melodía seductora para aquellos cuyos deseos -aunque débiles- de muerte se encuentran a flor de piel, provocando que caigan ante la sensación y se sacrifiquen sin más.

Hvitnaseidr

El hechizo que alguna vez realizó el elfo Geriel y que dio origen a los demonios aún se mantiene presente y activo en el centro preciso del Niflheim. Este hechizo modifica el alma de quien cae como su víctima, quitando todo lo bueno y modificando sus designios profundamente. Quienes se acercan pueden terminar convertidos en demonios, o mucho peor, quedar mutados a medio camino y perder la cordura al volverse un aibhill. Casi todos los habitantes se mantienen tan alejados como pueden de la columna de luz que se alza desde la tierra hasta desvanecerse entre las nubes, pero eso tampoco es garantía de seguridad, dado que el hechizo ha adquirido un cierto nivel de vida inconsciente y busca a quien desea consumir a toda costa.


Seguridad del Niflheim

Si bien el Niflheim no cuenta con un muro, un hechizo parte de las columnas de la entrada y rodea todo el valle, cerrándose sobre el promontorio que se alza encima del Pozo de las Almas. El motivo principal de aquel hechizo era evitar que los prisioneros armaran alguna revuelta y lograran escapar. No obstante, los elfos añadieron matices para la protección de las demás razas.

Uno de los efectos de este hechizo producir la desorientación y sentimiento de temor en quien se acerca. Con este propósito, los seres que circundan Niflheim se sienten inmediatamente necesitados de retroceder en sus pasos y buscar un refugio seguro. En la mayoría de los casos, sobre todo en los humanos, se produce tal shock que no volverían a pisar esas tierras nunca más.

La única zona que carece de aquel hechizo es la entrada de Niflheim. Pero son pocos los seres vivos que conocen esa entrada, o por lo menos que han salido o vivido para contarlo. Al ser el punto "débil" de la cárcel, son unas diez valquirias las que están en custodia de la "puerta". A los prisioneros tampoco se les permite acercarse más de cincuenta metros a tal área.

Aparte de la presencia de aquellas siervas de Amynae, se encuentra la Protectora y Guardiana oficial de Niflheim y el Pozo de las Almas, el arcángel de la Vida y la Muerte, Azrael. El ángel, desde hace varios milenios, mantiene el orden dentro del Valle. A su mano tiene el ejército de Tousev Vool, liderado por el arcángel de la Justicia, Uriel; quien en reiteradas ocasiones ha puesto a sus servicios las espadas en caso de revolución.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.