FANDOM


Humanos
Humansi
Afiliación
Alianza, Independientes, Neutrales.
Lider
Bolvar Fordragon (Ventormenta), Genn Greymane (Gilneas), Galen Trollbane (Stromgarde), Jaina Proudmoore (Theramore), Tandred Proudmoore (Kul'tiras).
Planeta
Azeroth
Idioma
Común

Los humanos son una raza nativa de Azeroth. Se encuentran divididos por los Siete Reinos que protagonizaron la Segunda Guerra - la que marcó las diferencias entre Horda y Alianza. Ventormenta es uno de los Reinos más fuertes en la actualidad, siendo la principal capital de la Alianza. Los humanos son seres a veces ambiciosos y otras veces muy nobles. A diferencia de otras razas que siguen un margen de conducta con el tiempo, y se nota por sus raíces, los humanos son más complejos, capaces de cambiar de parecer en solo días. Viven alrededor de 100 años máximo y con algo de suerte, que las enfermedades pueden acortarles la vida hasta 80 años o menos.


Historia

Poca información del origen de los humanos se mantiene hasta el día de hoy. Algunos Kal'doreis les recuerdan como seres tan primitivos como lo eran los trolls. Se dividieron y expandieron por el mundo, en pequeñas tribus, comenzando a evolucionar con los años. Ciertamente los humanos no son seres que puedan vivir muchos años, por lo que su historia se remonta solo a palabras. Desde los primeros humanos que vestían cueros y peleaban con lanzas, hasta los que ahora rondan por las calles de Ventormenta en Reinos de piedra.

Ante los primeros viajes a Rasganorte, y el hallazgo de los Vrykuls, se sospecha que los humanos son descendientes de estos gigantes humanoides. siendo una versión más "débil" y pequeña de los Vrykuls. Sin embargo, nadie puede afirmar hasta el día de hoy si eso es realmente así.

Los humanos casi se extinguieron durante el gran cataclismo que azotó la tierra por el Pozo de la Eternidad y la guerra contra la Legión Ardiente. Sin embargo esta curiosa raza y su gran capacidad de supervivencia se adaptó al nuevo ambiente buscando nuevos recursos en el ahora "nuevo mundo". Con los años fueron desarrollando mayor inteligencia e independencia, hasta llegar a la actualidad.

En los Reinos del Este los humanos aprendieron por primera vez el concepto de la magia gracias a los altos elfos exiliados de Kalimdor. Así se libraron de las guerra contra los trolls y establecieron el Imperio de Arathor. Gradualmente el imperio fue creciendo hasta dividirse en los Siete Reinos. A veces en guerra contra ellos mismos, por diferencias de creencias u otros conceptos.


Siete Reinos

Esta raza es quizás la que demuestra mayor capacidad de supervivencia en lo largo de la historia de Azeroth. Han tenido grandes perdidas desde hace diez mil años, cuando por primera vez se les vieron como seres primitivos antes del cataclismo que dividió a los continentes, hasta la Segunda Guerra cuando les invadieron los Orcos de la Legión Ardiente. Incluso recientemente, con la llegada de la Plaga a Lordaeron. A pesar de esta capacidad de prevalece, pocos Reinos sobrevivieron en pie tras las guerras. Alterac fue uno de los primeros en caer, cuando la Alianza les considero traidores y les declaró la guerra. Mientras tanto, Stromgarde abandonó la Alianza cuando Lordaeron dejo libres a los orcos prisioneros, pero se reintegró a ella. Lordaeron fue destruido en la Tercera Guerra cuando el Príncipe Arthas asesinó a su padre y liberó la Plaga en las tierras humanas del norte.

Actualmente, cada reino se encuentra involucrado en una de las dos agrupaciones politicas que buscan llegar al poder de la Alianza o bien perpetuarse en ella, dejado de lado a Dalaran, además de Lordaeron y Alterac, que ya no pertenecen a la alianza.

Humanos Imperiales

Instalados actualmente en el poder, los humanos imperiales se caracterizan por tener a la Iglesia de La Luz como piedra angular de sus costumbres, sus leyes y su carácter político. El Príncipe Anduin Lothar, aún bajo la supervisión del Regente Bolvar Fordragon, es considerado el lider indiscutido de los humanos imperiales. Fueron ellos en concreto quienes financiaron a la Bomba de Materia Abisal de los gnomos y se encargan personalmente de que la brujería se mantenga como una práctica ilegal. Si bien considerarse un imperial es mas bien una combinación de fe y orientación política, los reinos cuyos gobiernos aplican una serie de doctrinas de estas características son Ventormenta, Stromgarde y antiguamente Lordaeron, que antes de su caída fue conocido como la capital de este movimiento. También estuvo a cargo de ellos la esclavitud puntualmente hacia los orcos, aunque los humanos del oeste la practican históricamente y sin distinción de razas.

Relaciones con el Mundo

Humanos Imperiales: No lo comprendo ¿Por qué nos llaman imperiales? Somos el corazón de La Alianza, hemos financiado ciudades, organizado gobiernos, alimentado al hambriento, curando al herido, encaminando a los herejes y castigando a los injustos. Hemos mucho por todo Azeroth ¿Por qué insisten en recordar nuestros errores y las victorias que hemos conseguido por la fuerza?

Enanos: Astutos y creativos, estos amigos nuestros han otorgado la tecnología que nos permitió obtener tantas victorias sobre la injusticia y sobre la ignorancia. No sé que habría sido de nosotros si nunca nos hubiéramos topado con ellos.

Gnomos: Curiosas criaturas. Y peligrosas. Han otorgado a nuestra facción una ventaja sin igual con sus terribles invenciones. También nos han enseñado que en periodos de guerra es necesario aplicar medidas dignas de una masacre sin sentido. Ese es el precio de la victoria.

Kal'dorei: Aliados duros, muy hermeticos. Tienen la cabeza cerrada a casi todo y a menudo nos dan problemas por las alianzas que elegimos. No pueden evitar meterse en el medio de cada decisión difícil que tomamos, haciéndola incluso mas difícil. Sin embargo, son nuestra fuerza en el continente del oeste y nos demuestran a menudo que estamos luchando del lado correcto. Nos dejaríamos guiar ciegamente por su sabia mano si no fuera por su estrecha amistad con la gente vaca que tan bien se lleva con los orcos.

Draeneis: Hermanos de otro planeta, nos han rebelado lo verdadera que es nuestra fé. Son los primeros detractores de la Legión Ardiente y sus enemigos mas antiguos. Nos importa poco lo que el resto de las razas puedan decir de ellos, sabemos que son criaturas divinas y posiblemente sus Naaru sean los ángeles de los que las antiguas escrituras hablaban.

Humanos del Oeste: Envidian nuestro poder, pero se mantienen leales hacia nosotros y nosotros leales a ellos. Es la misma conveniencia que ha unido a la especie humana durante siglos. De no ser por la llegada de los orcos, seguramente habríamos comenzado una guerra contra ellos. Los kultirianos son valerosos aliados, pero las gentes de Theramore no reconoce la divinidad de nuestro príncipe (por mucho que lo respeten) y tienen ideas demasiado liberales, mientras que los gilneanos son déspotas inefables que han decidido encerrarse tras sus muros antes que tratar con nosotros.

Broken: Patéticas criaturas, esclavos de su propia maldición y curiosidad. Sus inventos son heréticos, obtenidos todos ellos de las ciencias prohibidas que los demonios han olvidado. No tenemos mucho contra ellos, pero los Kal'dorei nos niegan la posibilidad de reconocer a criaturas con contaminación demoníaca en el cuerpo como si fueran nuestros aliados.

Quel'doreis: Ah, nuestros antiguos hermanos y aliados. Sólo son la resaca que una traición inefable dejó detrás. Valoramos muchos que hayan preferido mantenerse fieles a sus costumbres y a nuestra facción, pero no dejan de ser una minoría de desdichados. Hemos abierto nuestras puertas para recibirlos como refugiados, pero insisten en aspirar a puestos de poder. De no ser por la presión que los Kal'dorei ejercen sobre nosotros, hasta nos permitiríamos meditarlo...pero preferimos evitarnos problemas grandes por un beneficio tan miserable.

Orcos: Criaturas salvajes y estúpidas. No hay nada de ellos que sea bueno. Nos amenazan a muerte durante la Primera y la Segunda Gran Guerra y luego dicen que los esclavizamos cuando decidimos encarcelarlos en lugar de fusilarlos y los obligamos a trabajar para que se ganen su pan. Una especie completa de hipocritas que no saben absolutamente nada mas que matar y gritar.

Troll de la Jungla: Iguales a sus primos, tratamos con ellos a menudo en Vega de Tuercespina. Son unos sádicos enfermos, adoradores de los dioses antiguos, canibales, asesinos y violadores. Todos los trolls, sin importar su subespecie, son nuestros enemigos mas antiguos y quienes menos han intentado mediar la paz con nuestra gente. Seguramente, su origen esté vinculado a la semilla de una deidad oscura.

Taurens: Poco podemos decir de ellos; bastante mas listas de lo que uno podría esperarse, pero demasiado primitivas para vivir en sociedad. Los Kal'dorei insisten en lo buenas personas que son, pero no dejan de ser uno de los aliados mas cercanos de nuestro enemigo principal. Podrán tener muchas virtudas, pero mientras ese detalle siga presente preferimos no explorarlas.

Renegados: Abominaciones despreciables, apenas la escoria que El Azote dejó al pasar. Las gentes de Lordaeron nos insisten que, por mucho que se parezcan a nuestros familiares y amigos, no dudarán en arrancarnos la cabeza del cuello en cuanto tengan la oportunidad de hacerlo. Que se hayan aliado a los elfos diabolistas y a los orcos demuestra claramente que buscan un mundo mas oscuro en el cual no haya lugar para los hombres justos.

Sin'doreis: Los traidores, despreciables y mezquinos. Debimos ver venir que ya no podíamos contar con ellos desde que la Segunda Gran Guerra culminó. Aún nos reprochan la quema de sus bosques y la pérdida de sus grandes forestales ¡Como si nosotros no hubiéramos perdido nada en esas masacres! Y el colmo, culparnos por abandonarlos luego de la Tercera Gran Guerra, sabiendo que fueron las gentes de Lordaeron, Garithos y esos otros racistas, quienes intentaron matarlos ¡Y ahora los eligen como aliados! Todo eso sin mencionar que su despreciable cultura gira alrededor del a demonología. Demonios, todos ellos.

Caídos: La frialdad thallasiana con la insensibilidad de la muerte es algo que no debería combinarse. No se me puede ocurrir un dueto mas aterrador que aquellas virtudes. Ahora mismo toda Lordaeron, un pueblo que siempre ha sido humano y que tiene un historial interesante de racismo hacia los elfos, responde a una Caído ¿Hace falta hablar mas sobre las virtudes naturales de estas abominaciones en el arte de la manipulación?

Nagas: Uno de los mas terribles enemigos de nuestros aliados Kal'dorei. Resulta increíble el ver como una especie tan benigna y sabia fue capaz de mutar en los despreciables elfos y en los monstruosos nagas. No son mas que unos peligrosos errores de la naturaleza, emisarios de la Legión Ardiente y enemigos de Azeroth. Quienes eligieron pactar con ellos, pagarán el precio.

Goblins: Son... llamativos. Nos han hecho saber que el trato que le dieron los orcos durante la Segunda Gran Guerra fue lo bastante desagradable como para realizar un pacto total con ellos. Han facilitado muchos recursos y han permitido muchas rutas de comercio entre sus puertos. También han tenido la buena intención de comprar a nuestros criminales mas peligrosos para sus propios fines. Es increíble como convierten a los problemas en soluciones. La fidelidad de estas gentes no termina de sorprendernos.

Trolls del bosque: Iguales a sus primos. Sólo hay dos tipos de trolls en este mundo: El troll confiable y el troll muerto.

Ogros: Todavía no concebimos qué clase de mente enferma fue capaz de crear a unas criaturas con el aspecto de bebé en paños menores con la fuerza de todas las bestias del infierno. Está claro lo demoniaco de su origen, pues aprendimos tanto de ellos como de los orcos durante la Segunda Gran Guerra. Si sólo tienen una cabeza, podremos dedicarnos a vigilarlos de cerca, pero si son los bicefalos los que se acercan, no podemos hacer menos que pronunciar nuestro llamado a la armas.

Legión Ardiente y brujería: Los mayores enemigos de nuestro planeta y nuestra sagrada iglesia, la encarnación de todo lo que es vil y censurable. La única que piedad que podemos ofrecerle a esas criaturas y a las personas que negocian con ella es la pureza de las llamas.

El Azote: Un imperio de muerte y destrucción que nos ha hecho mucho daño, pero en sus últimos años ha demostrado un grado de civilización aterradoramente sorprendente. Aunque nuestra guerra contra los esbirros abandonados por El Azote continúa en muchas partes del globo, tenemos la promesa de que no llegarán mas refuerzos a cambio de que enviemos algunos cuantos cadaveres de vez en cuando. No está claro el por qué, pero el Rey Lich no parece tener ningún interés en los mortales; y está claro que no lo ha tenido nunca. Se prepara contra una guerra que no es contra nosotros, sino contra algo mas primordial. Gane o pierda, cuando esta explote, recogeremos las piezas que hayan quedado de ambos.


Humanos Del Oeste

Podríamos decir que se trata de una simple hermandad entre Gilneas y Kul'tiras de no ser por la expansión económica, comercial y territorial que significó la fundación de Theramore. Si bien hablamos de reinos con un poderío militar mucho menos cuestionable que el de sus contrapartes imperiales (Kul'tiras y Gilneas han resistido a El Azote de una forma que todos sus aliados aún envidian), el motivo principal por el cual se destacan está en el comercio. Ventormenta es el reino con mayor riquezas, pero su producción está muy limitada y casi todas las materias que consumen desembarcan de buques de transporte cuyo puerto está en los tres reinos del Oeste. A diferencia de sus aledaños, los occidentales nunca se anexaron realmente a la Iglesia de la Luz y aunque está presente, no está arraigada al trono ni puede contemplarse en las leyes. La brujería suele ser castigada por el juicio popular, pero realmente hace falta provocar un verdadero caos para que se proceda a la ejecución pública.

Actualmente, estas naciones se mantienen dentro de la Alianza Divergente, negándose a anexarse de forma absoluta pero conservando la amistad. Está de mas decir que, antes de que la Primera Gran Guerra explotara, existía un odio mutuo entre estas dos facciones humanas que podría haber devenido en una guerra. Fue la buena voluntad de los humanos occidentales que, con Kul'tiras a la cabeza ofreciendo sus fuerzas navales al entonces llamado Reino de Azeroth (actual Ventormenta), consiguieron realizar un pacto que, con idas y venidas (principalmente por parte de Alterac y Gilneas), aún se mantiene.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.