FANDOM


¡Artículo incompleto!
Box1
Nuestros elfos esclavos aún no han podido terminar este artículo, por lo que la información puede ser incorrecta, imprecisa o estar mal desarrollada. Si encuentras este aviso, por favor notifica a algún colaborador para que envíe más esclavos a completar el artículo en cuestión.
Personaje perteneciente al Canon
THW50x50
Nuestros elfos esclavos detectan que este personaje es parte del canon de The Hidden Wars. Si quieres ver si está disponible para ser tomado y averiguar más sobre cómo tomarlo, puedes acceder a esta página y ver qué sucede. Uno nunca sabe con estos elfos esclavos...
Galate Andurien
Galate
Princesa de la Sangre
Padres
Alle Normeeth, Herren Andurien.
Hermanos
Luth Andurien.
Raza
Vampiro
Clase
Princesa

Galate Andurien es la actual gobernante de los vampiros, trono cuyo lugar turna con su hermano cada cien años desde antes de que el mundo fuera mundo. Ambos gobiernan desde la casa que perteneció históricamente a su familia, Transylvya. De carácter fuerte y decidido, ella impone su voluntad sobre todos; muchas veces yendo al choque abierto con otras razas o con grupos dentro de su propia raza para lograrlo. Se le reconoce por no tener piedad y ser absoluta; nadie tiene segundas oportunidades. Es ambiciosa y hábil para manipular a la gente: sabe cuales son sus debilidades, y las aprovecha al máximo.

No se culpa por haber creado a la raza de los vampiros, está orgullosa de ser su madre, y tampoco culpa por alimentarse por seres de cualquier otra raza. Daría cualquier cosa por volver el tiempo atrás y liberar a su raza del yugo de la ley élfica.

Infancia y Juventud

Nacida en el seno de una importante familia élfica, poco se recuerda y tiene constancia de los tiempos anteriores que se enfocara por completo en la magia. Se dice que siendo aún aprendiz, pidió a los antiguos no tener recuerdo alguno porque le hacía vulnerable ante cualquier situación futura; parece que se le fue concedido. 

La mayor parte del tiempo Galate desafió las leyes de obediencia en cuanto a comportamientos de las mujeres de su raza; sin embargo jamás fue castigada por miedo a que pudiera arremeter contra sus jueces y sus testigos. No tuvo naturaleza oscura pero sí un orgullo muy desafiante.

Durante un tiempo Galate convivió de manera en el campo de entrenamiento élfico con su hermano, aunque fuera en contra de las peticiones de éste. Un día dentro del lugar pudo oír a las afueras de su tienda voces que se murmuraban acerca de una batalla; supuso que no sabían que dentro estaban siendo escuchados, al igual que esas “súplicas” a los dioses que Galate tomaría para sí. Salió de la misma y dedicó una mirada fija y poco reveladora a los que hablaban y dirigió su paso firme a la arena de espadas donde su hermano descansaba mientras otros guerreros practicaban un hermoso vals de movimientos acompañado de sus brillantes hojillas. Al terminar estos, se quitaron los cascos y fue cuando sintió con gran intención la mirada de alguien... giró y fue la primera vez que vio a Annael.

Luth quedo viendo fijamente a su hermana, a quien acarició su mejilla y dedicó una mirada de recelo a aquel que osó posar sus ojos en ella, aunque Galate no le prestó una suficiente atención al hecho.

El tiempo seguía su curso y la que en aquel tiempo era elfa fue convocada en la casa Andurien para presentarse con Luth en un posible siguiente ataque a una de las casas élficas más asechadas por su inesperada suerte de salir ilesos de sus diferentes ataques wallnare hallündohr; a lo que los hermanos Andurien partieron sin dar largas en las especificaciones (Luth había ya aceptado que Galate podía cuidarse ella sola). Él con su cota de malla y su sagrario y ella con no más de tres libros de anotaciones y con un sin fin de conjuros en su cabeza, llegaron a las tierras donde dos días más tardes recibieron la invasión. La pelea estaba siendo vigilada desde lo alto de una montaña cercana por la hechicera, sus ojos no tenían más enfoque que en el terreno, en su hermano y en el resguardo de los habitantes que habían sido apartados para su seguridad. Nada la sacó de su trance mágico, incluso ni las pisadas de dos caballeros que escalaban la montaña a espaldas de la hechicera pues aquellos sabían que debía haber una fuente de protección al darse cuenta que aún no habían roto la barricada principal; sólo el calor proveniente de sus corazones hizo girar su cuerpo cuando estos se le abalanzaron para matarle.

Todo ocurrió tan tarde que nadie pudo entender la presencia de Annael clavando su espada en la espalda de uno de ellos mientras que el otro estaba a centímetros de cortar el fino cuello de Galate, al borde del risco tirados en la tierra. Nadie supo jamás que motivó a Annael a actuar de esa manera pero junto a Galate parecía sacar fuerzas de su interior debilitando al adversario para que ella pudiera realizar un conjuro avanzado de Aire; éste cayó por el risco y Luth vio a lo lejos a su hermana arrastrándose en la tierra. Dejó todo de lado y fue a su encuentro.

Horas habían transcurrido desde aquella canción de espadas, Galate descansaba y Luth a su regazo, cuidándole el sueño cuando a la habitación entró Annael justo después de tocar la puerta; la observó con ojos de preocupación ocultos en los ojos del guerrero. Sabía que no podía... y que ni él mismo sabía que le estaba pasando.

“Tú no reaccionas así, Annael pero sin embargo... Gracias” - “No hay nada que agradecer, hubieras hecho lo mismo de tener yo una hermana”. Ambos se miraron y callaron - “Sanará y seguirá sonriendo para ti”. Galate en su sueño tan sólo pudo oír “Debes de saber que los que atacaron a traición a la hechicera en la montaña eran infiltrados, se hacían pasar de nuestras tropas, no me explico el tiempo que pasaron desapercibidos pero todo acabó” - pero sin poder abrir los ojos y ver quien las decía, su magia había debilitado su cuerpo.

Al día siguiente y durante décadas no volvió a oír aquella voz; Annael había decidido apartarse del entorno de donde la elfa frecuentaba y ella por un largo período tuvo el verdadero interés de algo ajeno a su magia... como para buscar una voz en sus recuerdos.

Magia: Inicios y Evolución

La magia en ella siendo medianamente joven tuvo una inesperada evolución que muchos atribuían a las leyendas familiares y el poder de ellos; nadie pudo acceder nunca a las bitácoras de los Andurien, pero muchos de los que vivieron a sus alrededores dijeron que “ellos jamás dejaron de escribirlas”. Con la desaparición de los últimos del linaje, Luth y su hermana, esos libros no volvieron a ver la luz.

Cuentan las leyendas de los habitantes de la época que a pesar de que Galate en siglos posteriores odió a sus padres, no siempre fue así. La enseñanza de la que por derecho debía ser Reina entre los elfos en sus inicios estuvo de la mano de Alle Normeeth. Fue ella la que vio el núcleo del poder de Galate y decidió limitar esos poderes para el solo uso de la enseñanza de los jóvenes elfos. Pero ella en su negación a los designios de su madre, en secreto descubrió el lugar donde ocultaban las bitácoras de la familia Andurien y no escatimó en robarlas. Con ellas empezó a practicar y desarrollar hasta el manejo a la perfección de las diferentes artes de la magia, todas ellas.

Era imparable y es por ello que una mañana demuestra al jefe del ejército elfo de su casa una mínima expresión de la protección que ella sola podía lograr con los combatientes, haciendo que éste accediera, muy a pesar de la petición de Luth y sus padres de desistir de la idea.

Con los años Alle y Herren aprendieron a confiar en su hija, pero sin dejar de temer por el futuro incierto de su familia. “Su poder cada vez es más fuerte y no esta poniendo un límite, Luth” - le dijo su madre a éste y es entonces cuando él decide por amor y compromiso cuidar con su vida a su pequeña hermana.

“Sabes que puedo hacerlo, Luth... tu más que nadie sabe que los miedos absurdos de todos son irrelevantes.”

Galate conocía la fe de su hermano en ella, pero odiaba que sus padres fueran incapaces de comprenderla. Solo su tío Emeroth, era quien (aparte de ser el guardia de las bitácoras que ella misma robo de su madre) le enseñaba en total secreto las artes mágicas y hasta donde podía y debía llegar con ella.

A pesar del conocimiento y poder mismo que Galate tenía, jamás la haría lo suficientemente madura como para el uso de aquellos conjuros en la bitácora de su madre. Justamente ellos, contenían varios hechizos a los que ella no estaba acostumbrada; eran extractos de libros de Magia Ritual.

“No juegues con fuego, podrías hacer un daño irreparable” - Emeroth

Palabras sabias que acompañaban a su aprendiz, sin embargo la soberbia era característica innata de ella y no descansaría hasta manejar todo el arte de la magia en su total extensión.

Las prácticas se hacían cada vez más pesadas afectando significativamente sus sentidos y estado mental agotando así su cuerpo. Tanto que Luth podía intuir que algo no iba en ella, pero ésta vivía para hacer su voluntad, apartando de lado a su hermano, a su adoración por sus ansias de poder absoluto.

“No dejo de quererlo, pero esto que aprendo es incomparable y el sabrá perdonarme la ausencia” - Galate Andurien a Emeroth.

Tanto los hermanos Andurien se habían separado en sus propios intereses que parecían dos extraños, y lo que a él le pasaba era desapercibido a ella; como cuando tomaron distintos caminos partiendo Luth a un llamado que tenían a las tierras de wallnare hallündohr al que la hechicera se negó a ir por haberse ido una noche de invierno (época favorita de ella) en busca de aquellos ingredientes para los conjuros, unos más accesibles que otros pero nada se interpondría en su camino, incluso aquellos que decían que jamás conseguiría la baba de Leviathan... y se equivocaron.

Conversión

Reinado

Actualmente

Trivia

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.