FANDOM


Demonios
Demons
La Casa de las Llamas
Creador
Geriel Amroth, mediante un hechizo.
Capacidades mágicas
Limitadas a la magia de Fuego, Tierra, Metal y Sombras
Capacidades físicas
Normales
¿Inmortales?
Otras capacidades
Metamorfia.

Los demonios nacieron por casualidad - como resultado fallido de un proyecto con intenciones realmente buenas. Todas las razas tenían algún miembro descarriado, alguien que no se quería atener a las reglas de los elfos. Cuando los elfos capturaban a alguno de esos seres, los enviaban al Niflheim, un valle perdido en el norte de Europa, inmerso en eterna oscuridad y perpetua niebla. Un día un mago llamado Geriel creyó que tal vez podría depurar las almas de esos seres rebeldes, por lo que marchó al Niflheim y se adentró en las profundidades del valle. Cuando llegó al corazón del bosque, lanzó un poderoso hechizo sobre esas tierras, tan poderoso que lo consumió. Sin embargo el hechizo no funcionó como él había pensado... Depuró las almas, sí, pero no dejó lo mejor sino lo peor de cada ser, alteró sus cuerpos y sus poderes.


Historia

Apenas concluyó el hechizo de Geriel, los demonios no tardaron en comprender que ahora podían hacer magia de nuevo, y escaparon del Niflheim. Durante algún tiempo vagaron libres, sembrando caos: por unos días se establecieron en un pequeño campamento al noroeste del Niflheim, pero pronto se dispersaron y cada quien buscó su destino. Todo esto sucedió sobre el final de la Guerra de la Roca y la Hoja, que tenía lugar entre el reino élfico de la Hoja en el sur de Europa y el reino élfico de la Roca, en el norte. A medida que los guerreros de la Hoja se internaban en las tierras enemigas, comenzaron a descubrir la existencia de los demonios. Se reunió a cuantos fue posible y se les ofreció la chance de unirse a la Corte, a lo que accedieron. Con esto quedaron atados a las leyes del sur, sin embargo, ellos vivirían desafiando el poder de los elfos, ya que esta es básicamente su esencia. Una vez concluída la guerra, les fueron otorgadas Casas para que se instalaran con mayor comodidad.

Apoyaron a los vampiros en su segunda guerra contra los licántropos, y allí mismo desarrollaron un odio indescriptible por los ángeles, a quienes ven como los lamebotas de los elfos. A lo largo del tiempo tomaron la costumbre de organizar partidas periódicas al Niflheim para liberar a nuevos demonios nacidos bajo el hechizo de Geriel.


Características Raciales

Los demonios pueden nacer en el Niflheim gracias al hechizo de Geriel, que perdura, o ser concebidos por dos de su raza. Quienes son criados en esta raza suelen ser hedonistas y autosuficientes, aman el caos y el dolor, y tienden a hacer cosas simplemente porque las pueden hacer y nadie se los impide realmente. No les importan los castigos ni las represalias futuras, disfrutan el momento.

Mantienen parte de las habilidades mágicas de su lejano origen élfico - manejan el fuego, los metales, las sombras y la tierra. Además, gracias al hechizo de Geriel adquirieron la capacidad de modificar su cuerpo, de metamorfosearse, cosa que suelen aprovechar para realizar engaños. También conservan el don de la inmortalidad, y cuentan con habilidades para la palabra que usan para justificar sus actos y buscar que los demás los apoyen.

Pueden morir bajo cualquier filo, pero es muy difícil matarlos con magia ya que el hechizo los protege en buena parte. Por eso generalmente se entrenan para protegerse de ataques físicos, es raro que intenten atacarlos con magia porque son intentos en vano.

Transformación en demonio

Se ha comentado anteriormente que los demonios pueden ser creados gracias al hechizo de Geriel, que perdura en el Niflheim. De hecho, es una práctica habitual entre los demonios forzar a seres de diversas razas a que ingresen al Niflheim porque simplemente necesitan más siervos. Esta transformación no es dolorosa - de hecho, en muchas ocasiones quienes la sufren no se dan cuenta. El cambio puede efectuarse en un instante o demorar hasta una semana, y suele presentar los siguientes síntomas:

  • Cambios en rasgos faciales/físicos: la capacidad de metamorfia es incontrolable en un principio, y particularmente es indolora de producirse en el mismo instante en el que el hechizo de Geriel toca al ser.
  • Cambios en las capacidades mágicas: de ser una criatura que carecía de magia (humano, híbrido, licántropo) anteriormente, aquel que sufra los efectos del hechizo empezará a padecer brotes incontrolados de magia de diversos tipos. De haber pertenecido previamente a una raza que domina la magia, ésta se sentirá repentinamente ajena, extraña, como si fuese una parte nueva del cuerpo; y se verá limitada a las magias que emplean los demonios.
  • Cambios de actitud/carácter: el individuo se mostrará repentinamente más violento y perverso. Sus previos defectos se verán remarcablemente aumentados, mientras que sus virtudes prácticamente desaparecerán en pocos días.


Política

Esta raza es considerablemente individualista, pero todos respetan el poder y las decisiones de su príncipe Mephisto y los nobles de su corte. Este respeto fue ganado con el tiempo, ya que durante muchos años diversas facciones lucharon entre sí por gobernar a la raza, pero mientras tanto Mephisto y su corte convencían a los elfos de que los demonios merecían una oportunidad y rescataban a quienes eran encarcelados. Entre los demonios se trata a los Protegidos del Fuego como esclavos generalmente, aunque algunos miembros de la corte tienen a Protegidos como consejeros o ayudantes. Sin embargo, consideran que los humanos son inferiores por no poder hacer magia, y suelen entretenerse jugando con sus voluntades, arruinando sus vidas. La Casa del Fuego siempre mantuvo una rivalidad con los ángeles, quienes intentaron reformarlos y mantenerlos dentro de la ley élfica, pero hace poco el arcángel Michael declaró la guerra a Mephisto y su séquito. Ésto se debió a que no se vio conforme con el veredicto de la Corte Real ante el caso de la violación y embarazo del ángel Calliel por parte del demonio Leraje. El demonio y su hijo fueron condenados a muerte, y Calliel fue perdonada, pero Michael consideraba que se debía penar a toda la raza por la situación - que no era la primera y probablemente no fuera la última acción contra las leyes de los elfos por parte de los demonios. Ante esto, los demonios se han unido y están dispuestos a luchar juntos. En cuanto a las otras razas, ellos respetan a los licántropos y no los consideran amigos ni enemigos, y han ayudado en guerras pasadas a los vampiros por lo que se aliaron con ellos para defenderse de los ángeles. A los elfos los desdeñan por ser demasiado correctos, pero muchos miembros de la corte los aprecian porque después de todo, si no fuera por ellos no existirían.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.